Últimos comentarios

Busqueda

Cómo los productos de limpieza del hogar pueden empeorar la EPOC

Cómo los productos de limpieza del hogar pueden empeorar la EPOC

Hace mucho tiempo que sabemos que los productos químicos agresivos que se encuentran en muchos productos de limpieza pueden ser peligrosos si no se manipulan correctamente. Sin embargo, investigaciones recientes muestran que los limpiadores domésticos comunes pueden ser mucho más peligrosos de lo que cree la mayoría de las personas.

Los estudios demuestran que inhalar los vapores de los productos químicos de limpieza puede causar problemas respiratorios a corto y largo plazo. Incluso si no se observan síntomas inmediatos, la continua exposición a estos humos puede causar daño pulmonar permanente e incluso enfermedades potencialmente mortales como la EPOC.

Esto significa que cualquier persona que use productos químicos de limpieza regularmente puede estar poniendo en riesgo sus pulmones. Sin embargo, el riesgo es mucho mayor para las personas que padecen problemas respiratorios como el asma o la EPOC.

Las personas con enfermedades respiratorias son particularmente sensibles a los efectos dañinos de los irritantes respiratorios como los gases químicos. Es por eso que es particularmente importante aprender a reconocer y evitar productos químicos de limpieza peligrosos si tienes una afección pulmonar como la EPOC.

En este artículo, te explicaremos todo lo que necesitas saber sobre cómo proteger tus pulmones de los gases químicos peligrosos. Te diremos qué productos son peligrosos, qué productos son seguros y cómo ajustar tus métodos de limpieza para que no afecten a tus pulmones y la EPOC.

También te presentaremos una variedad de técnicas de limpieza simples y más seguras y productos de limpieza alternativos, que incluyen productos de limpieza saludables para los pulmones que puedes hacer tu mismo en el hogar. En esta guía, que puedes utilizar para reducir significativamente tu exposición a productos de limpieza tóxicos, encontrarás todo tipo de consejos prácticos y trucos.

Indice

Efectos de los productos de limpieza en tus pulmones

Daño pulmonar

Cada vez que usas una solución de limpieza, esta emite vapores en el aire que inevitablemente terminas por respirar. Estos vapores están compuestos por sustancias químicas gaseosas y pequeñas gotas que se desprenden de la solución liquida.

Muchos de los productos químicos que se encuentran en los productos de limpieza crean vapores que son irritantes y tóxicos para los pulmones y pueden empeorar la EPOC. Tan pronto como los vapores tocan tu tejido pulmonar, pueden causar inflamación y una variedad de síntomas respiratorios como tos, estornudos y dificultad para respirar.

Estos son los efectos agudos e inmediatos, pero la inhalación de vapores químicos también puede causar problemas de salud a largo plazo y causar o empeorar la EPOC. Inhalar incluso pequeñas cantidades de químicos durante un largo período de tiempo puede causar problemas de salud crónicos y causar daño permanente a los pulmones.

Lo que dice la investigación

Investigación EPOC

Los investigadores han siempre sospechado que la exposición a productos químicos de limpieza puede causar asma y síntomas respiratorios, pero tenían pocos datos sobre los efectos a largo plazo. En los últimos años, sin embargo, los investigadores han encontrado que existen fuertes vínculos entre los vapores químicos de la limpieza y las enfermedades respiratorias crónicas come la EPOC.

Esto es algo que los científicos han sospechado durante mucho tiempo pero, hasta hace poco, no tenían los datos para probarlo. Afortunadamente, dos estudios a gran escala publicados en los últimos dos años han arrojado más luz sobre el vínculo entre los vapores de limpieza y los problemas respiratorios a largo plazo.

Un estudio de Harvard, publicado en 2017, encontró una fuerte correlación entre el uso de limpiadores químicos por parte de los sujetos del estudio y enfermedades pulmonares fatales como la EPOC. En un estudio sobre más de 55,000 enfermeras de EE. UU. que abarcó treinta años, descubrieron que las personas que usaban desinfectantes químicos solo una vez por semana tenían un riesgo 32 por ciento mayor de desarrollar EPOC.

Un estudio más reciente de la Universidad de Bergen en Noruega analizó los efectos de la limpieza en un entorno doméstico típico. Después de seguir a 6,000 sujetos durante veinte años, encontraron que las mujeres que usaban regularmente productos de limpieza químicos tenían una función respiratoria más pobre que las que no lo hacían.

De hecho, los investigadores estimaron que la cantidad de función pulmonar que perdían estas mujeres era aproximadamente equivalente a fumar un paquete completo de cigarrillos todos los días. Aquellas que estuvieron expuestas incluso más tiempo a menudo experimentaron un declive pulmonar más severo y desarrollaron EPOC.

¿Qué productos de limpieza son los más peligrosos?

Peligro Cloro

Pocos productos de limpieza comerciales son completamente seguros de usar, pero algunos parecen ser mucho peores para los pulmones que otros. Ciertos productos químicos de limpieza agresivos, como el amoniaco y la lejía, son particularmente tóxicos si respirados.

El estudio de Harvard de 2017, por ejemplo, identificó a algunos químicos específicos culpables de estar más fuertemente vinculados al deterioro respiratorio. Encontraron que la exposición a productos de limpieza que contienen lejía y una categoría de sustancias químicas, conocidas como compuestos de amonio cuaternario (quats), parece ser probable causa del desarrollo de EPOC en el futuro.

Los investigadores creen que ambos tipos de productos químicos pueden causar problemas respiratorios importantes, incluso en pequeñas cantidades, a las personas que los usan regularmente. Si son tan peligrosos incluso para los adultos sanos, el uso de estos productos químicos podría tener consecuencias aún peores para las personas con asma o enfermedades respiratorias crónicas como la EPOC.

Desafortunadamente, el amoniaco y la lejía son algunos de los químicos más comunes que se encuentran en los productos de limpieza comerciales. Si no lees los ingredientes con cuidado, incluso puedes usar limpiadores que contengan amoniaco o lejía sin siquiera darte cuenta.

Sin embargo, el amoniaco y la lejía no son los únicos productos químicos que vale la pena evitar. La mayoría de los productos de limpieza comerciales contienen compuestos químicos que pueden irritar tus pulmones. Una categoría de productos químicos conocidos como compuestos orgánicos volátiles (COV), por ejemplo, son contaminantes del aire e irritantes respiratorios bien conocidos que se encuentran en todo tipo de productos de limpieza.

Para ayudarte, hemos hecho una lista de algunos de los productos químicos más comunes en productos de limpieza que pueden ser peligrosos para tus pulmones. También hemos incluido algunos de sus nombres químicos más oscuros para que puedas encontrarlos más fácilmente en la lista de ingredientes.

Éstos son algunos de los productos químicos más peligrosos para los pulmones y el sistema respiratorio:

  • Amoniaco
  • Blanqueador
  • Hipoclorito de sodio
  • Solventes químicos
  • Ácido clorhídrico
  • Acido sulfirico
  • Naftalina
  • Propulsores
  • Formaldehído (un VOC)
  • Hidroximetilglicinato
  • Diazolidinil urea
  • Cuaternio-15
  • DMDM, alias Glydant
  • Bronopol, también conocido como 2-bromo-2-nitropropano-1,3-diol
  • Grotan, también conocido como hexahidro-1,3,5-tris (2-hidroxietil) -S-triazina
  • Compuestos de amonio cuaternario
  • Cloruro de estearalconio
  • Cloruro de benzalconio
  • Bromuro de centrimonium
  • Cuaternio 1-29
  • Cloruro de didecil dimetil amonio (DDAC)
  • "Fragancia" (muchos productos no enumeran los productos químicos específicos utilizados para la fragancia)
  • 1,4-dioxano
  • Cresol


Aquí hay una lista de algunos productos específicos que contienen químicos peligrosos o emiten vapores que pueden irritar tus pulmones:

  • Limpiadores de drenaje
  • Desinfectantes y soluciones desinfectantes.
  • Aerosoles (incluidas fragancias y ambientadores)
  • Polvos para alfombra
  • Polvos para limpieza en seco
  • Anticoagulantes
  • Barnices
  • Adhesivos
  • Pintura
  • Suavizantes de telas

Si sufres de problemas respiratorios crónicos, vale la pena proteger tus pulmones de todo tipo de vapores tóxicos, no solo de amoniaco y lejía. Es por eso que es mejor evitar todos los productos de limpieza comerciales cuando sea posible y crear tus propios productos de limpieza saludables para el pulmón en casa.

Productos de limpieza seguros que puedes hacer tú mismo en casa

productos seguros para la EPOC

Los productos de limpieza seguros pueden ser difíciles de encontrar en las tiendas y costosos de comprar, sobre todo porque en su mayoría son marcas poco comunes aquí en España. Afortunadamente, puedes hacer tu mismo productos de limpieza simples y efectivos utilizando solo algunos ingredientes básicos.

Las siguientes recetas para limpiadores caseros utilizan ingredientes comunes y suaves como jabón, bicarbonato de sodio, vinagre, jugo de limón y bórax. Si tienes asma o EPOC, estas soluciones no dañarán tus pulmones y no provocaran ningún síntoma respiratorio.

1. Limpiador multiuso

Receta:

  • 1 cuarto de agua tibia
  • 4 cucharadas de bicarbonato de sodio

Usos: esta solución desodorizante es ideal para limpiar superficies lisas como electrodomésticos, grifos, mostradores de cocina, manijas de puertas y más.

Instrucciones: Mezcla el agua y el bicarbonato de sodio en un recipiente grande como un cubo, un tazón o una olla grande. Para usarlo, simplemente humedece un paño o una esponja con la solución y pásala suavemente sobre la superficie que deseas limpiar. La solución funciona mejor mientras el agua está caliente, por lo que debes intentar usarla inmediatamente.

2. Limpiador de vidrios y ventanas

Receta:

  • 2 tazas de agua
  • ½ taza de vinagre blanco

Usos: Se puede usar para limpiar superficies de vidrio liso como ventanas, puertas y mesas.

Instrucciones: Mezcle el agua y el vinagre blanco juntos y almacene la solución en un recipiente hermético o una botella con atomizador. Para usar, rocía la solución directamente sobre la superficie del vidrio y seque, o limpie la superficie con un paño limpio humedecido con la solución. Es posible que debas limpiar la superficie una vez más con un paño seco para eliminar la humedad y dejar el vidrio sin rayas.

3. Limpiador de grasa

Receta:

  • 1 taza de vinagre blanco
  • Unas gotas de jabón lavavajillas
  • 1 cucharada de bicarbonato de sodio
  • 2-3 tazas de agua

Usos: Este limpiador es ideal para eliminar el aceite y la grasa de superficies lisas como los mostradores de su cocina, el horno y el fregadero.

Instrucciones: Mezcla el vinagre, el jabón para lavar platos y el bicarbonato de sodio en una botella rociadora u otro recipiente hermético. Luego agrega 2-3 tazas de agua y agita vigorosamente. Rocía la superficie grasa directamente o sumerge una esponja en la solución, luego limpia la superficie. Es posible que debas pasar sobre la superficie otra toallita o un paño húmedo para eliminar cualquier residuo sobrante.

4. Pasta antical

Receta:

  • 2 cucharadas de jugo de limón
  • ½ cucharada de bórax

Usos: Esta pasta es ideal para eliminar el óxido y las manchas de las superficies de porcelana, esmalte o acero inoxidable, como la bañera o el lavabo.

Instrucciones: Mezcla el jugo de limón y el bórax juntos para formar una pasta arenosa. Aplica la pasta a una esponja o cepillo de fregar y frota la superficie que deseas limpiar. Una vez que hayas eliminado la mancha o el óxido, limpia el área con un paño húmedo.

Cómo reducir tu exposición a los vapores químicos

limpieza hogar

Hay muchas cosas que puedes hacer cuando usa productos de limpieza para reducir tu exposición a sus vapores. Después de todo, incluso los productos de limpieza que son más seguros para tus pulmones pueden irritar tu sistema respiratorio si es muy sensible o si sufres de EPOC grave.

Por eso es importante aprender a usar todos los productos de limpieza de forma segura. Eso incluye el manejo adecuado de los productos químicos, el uso de limpiadores nocivos solo cuando sea necesario y garantizar que el aire esté bien ventilado mientras limpias.

1. No utilice botellas de spray

Las botellas rociadoras convierten las soluciones de limpieza en una neblina fina, muchas de las cuales terminan en el aire en lugar de hacerlo en la superficie que está rociando. Estas gotas y vapores se mezclan con el aire y penetran en tus pulmones cuando respiras.

Debido a esto, cada vez que usas un aerosol de limpieza, esencialmente estás esparciendo gases químicos en la habitación. Esta forma de usar los productos de limpieza te expone mucho más respecto a las soluciones líquidas simples y puede ser mucho más dañina para tus pulmones.

En lugar de usar botellas de spray, simplemente puedes usar un paño o una esponja para absorber la solución y aplicarla sobre la superficie que deseas limpiar. Simplemente sumerge el paño (o esponja) en la solución, escúrrelo y usa movimientos circulares para distribuirlo uniformemente sobre el área.

Luego, usa un paño limpio y húmedo para limpiar la solución y cualquier residuo que se afloje. Es posible que deba realizar una limpieza final con un paño seco para eliminar el exceso de humedad que haya quedado.

2. Minimiza la frecuencia con la que usas productos de limpieza químicos

Tener EPOC significa que eres más propenso a enfermedades e infecciones respiratorias, lo que significa que es muy importante mantener tu entorno libre de bacterias y otros patógenos que causan enfermedades. Sin embargo, eso no significa que tengas que usar productos químicos agresivos y desinfectantes cada vez que limpies.

Es probable que no necesites usar limpiadores químicos y soluciones desinfectantes tan a menudo como crees. De hecho, la gran mayoría de las tareas de limpieza se pueden llevar a cabo con nada más que un paño limpio, agua tibia y jabón.

Esto se aplica a la mayoría de las simples tareas de limpieza que se efectúan a diario, como limpiar mostradores y otras superficies. Para trabajos de limpieza más duros, puedes usar una solución de limpieza casera suave que contenga vinagre o bicarbonato de sodio.

Rara vez deberías usar algo más fuerte que los productos que puedes hacer con ingredientes suaves en el hogar. Las soluciones a base de agua, jabón y vinagre funcionan tan bien como la mayoría de los productos de limpieza comerciales y son mucho menos peligrosos para los pulmones.

3. Siempre mantén la habitación bien ventilada mientras limpias

La ventilación adecuada es una de las partes más importantes de mantener tus pulmones seguros mientras limpia. Ventilar la habitación ayuda a eliminar los gases nocivos para que no se acumulen en el aire que respiras.

También ayuda a eliminar pequeñas partículas de polvo, moho, caspa de mascotas y otros irritantes respiratorios que se propagan en el aire mientras limpias. Como resultado, las habitaciones bien ventiladas tienen aire más limpio y menos contaminantes nocivos.

Las capas de aspiración son algunas de las herramientas de ventilación más eficaces porque aspiran el aire de la habitación de forma activa. La mayoría de las casas tienen aspiradores en la cocina y, a veces, también en los baños.

Si la habitación en la que estás limpiando no tiene una capa de aspiración, puedes abrir una ventana. También puedes ajustar un ventilador portátil para soplar el aire fuera por la ventana o de todas formas fuera del espacio cerrado.

Cuanto más pequeña es la habitación en la que está trabajando, más importante es la ventilación. Los vapores se acumulan a niveles peligrosos mucho más rápido en un espacio pequeño en comparación con una habitación más grande y más abierta.

Siempre tengas cuidado de ventilar el espacio adecuadamente mientras limpia y después de terminar. Los vapores químicos de limpieza pueden permanecer por un tiempo, por lo que es una buena idea continuar ventilando el ambiente durante aproximadamente una hora, o hasta que desaparezca todo rastro del olor.

4. No use limpiadores químicos sin un plan

Desafortunadamente, hay algunas situaciones en las que necesitará usar limpiadores químicos y desinfectantes en tu hogar. Por ejemplo, es posible que necesites lejía para deshacerse del moho en tu hogar o lidiar con problemas especialmente peligrosos.

Si tienes EPOC, debes tener un plan para proteger sus pulmones cada vez que tengas que usar productos químicos que podrían causar irritación de las vías respiratorias. Si diseñas una estrategia con anticipación, será más fácil seguir los pasos que necesitas para minimizar tus posibilidades de respirar vapores nocivos.

Por ejemplo, podrías planear instalar un aspirador, abrir las ventanas y usar una solución líquida en lugar de un rociador. También seria buena idea proveerte por tiempo de una mascarilla y gafas protectoras. Esto disminuirá notablemente la cantidad de vapores que penetrarán en tus pulmones. Alternativamente, puede planificar que un miembro de la familia o alguien más venga a ayudarte para que no tengas que usar los químicos nocivos tu mismo.

Hagas lo que hagas, es importante pensar con anticipación para que tengas las herramientas y la ayuda que necesitas cuando las necesites. Si no tienes un plan, será menos probable que tomes las precauciones adecuadas y es más probable que te lances en una tarea de limpieza sin estar preparado.

Si es posible, es mejor que otra persona con pulmones sanos maneje trabajos que requieran limpiadores químicos y desinfectantes. Puedes pedirle a tus familiares y amigos que te ayuden, o puedes contratar un servicio de limpieza de la casa para que asista ocasionalmente y se encargue de las tareas de limpieza más pesadas.

5. Manejar los productos de limpieza química con cuidado

Para mantener tu seguridad y la de tu familia, es importante almacenar y manejar siempre los productos químicos de manera adecuada. Eso significa guardarlos fuera del alcance de los niños, en sus envases originales, y usarlos siempre como se indica en las instrucciones.

Aquí hay algunos consejos más para almacenar y usar productos de limpieza químicos de la forma más segura posible:

  • Nunca mezcles productos de limpieza porque pueden crear gases extremadamente tóxicos e incluso mortales (en particular, nunca mezcle soluciones de cloro y lejía).
  • Mantén siempre los productos de limpieza en sus botellas originales con las etiquetas e instrucciones intactas.
  • Lee siempre las instrucciones en la botella y sigue las instrucciones cuidadosamente
  • Nunca uses ningún tipo de producto de limpieza en un espacio con poca ventilación
  • Lavate siempre las manos después de usar un producto de limpieza químico.

Conclusión

Si usas productos de limpieza comunes en el hogar con frecuencia, podrías estar causando un daño significativo a tus pulmones. Los vapores de limpieza pueden afectarle incluso si no te das cuenta y no presentas síntomas inmediatos.

Afortunadamente, puedes reducir tu riesgo significativamente tomando precauciones especiales y utilizando productos caseros suaves. Afortunadamente, esto no debería ser demasiado difícil, ya que la mayoría de las tareas de limpieza se pueden completar con agua tibia, vinagre o jabón.

Si tienes EPOC, siempre debes evitar los productos de limpieza comerciales que no están diseñados específicamente para ser seguros para los pulmones. Simplemente no vale la pena arriesgarse a un brote o a un empeoramiento permanente de tu enfermedad.

El uso de técnicas de limpieza adecuadas y productos más seguros mejorará la calidad del aire interior e incluso puede mejorar tu calidad de vida con la EPOC. Puedes facilitar la limpieza, controlar los síntomas y mantener la función pulmonar que tienes durante más tiempo.

Publicado el 20/12/2018 por Mauro L. J. Home, EPOC 0 11935

Deja un ComentarioDeja una Respuesta

an
Anterior
Siguiente

No hay productos

Estar determinado Envío
0,00 € Total

Confirmar