EPOC: Reducir la inflamación crónica

Publicado en1 Año hace
Favoritos0

Más aprendemos sobre la EPOC, más nos damos cuenta de que es una enfermedad con consecuencias que van mucho más allá de los pulmones. Aunque la EPOC afecta, en primer lugar, el sistema respiratorio, los efectos que se producen fuera de los pulmones (a menudo indicados como efectos extrapulmonares o sistémicos) son importantes de considerar cuando se habla con un médico acerca de cómo hacer frente a la enfermedad para garantizar un diagnóstico y si el especialista considera adecuado, prescribir el uso de algún concentrador de oxígeno.

 

Indice

 

Inflamación: todas son buenas o todas son malas?

La inflamación es una respuesta normal, pero compleja, que se puede reducir fácilmente para ser totalmente buena o totalmente mala. Es positiva cuando es aguda (a corto plazo). La inflamación desempeña un papel en la protección y la curación del cuerpo después de una lesión o infección. Una vez que el proceso de curación alcanza una cierta etapa, el sistema inmunológico se calma y la inflamación generalmente se resuelve por sí sola.

Sin embargo, la inflamación también tiene un lado negativo. Cuando son crónicas (prolongadas), pueden demostrarse silenciosas y destructivas. Estas se producen cuando la respuesta inflamatoria es desproporcionada en relación con la amenaza que el cuerpo está tratando de luchar, o cuando se dirige a un objetivo no apropiado. La inflamación crónica tiene un efecto de afectación a largo plazo en el cuerpo, que puede durar días, meses o incluso años.


EPOC y la inflamación crónica

La EPOC se caracteriza por una respuesta inflamatoria anormal excesiva de los pulmones a los contaminantes y gases nocivos que pueden ser inhalados. A pesar de que el humo del tabaco es uno de los principales culpables de este proceso, la contaminación del aire y las sustancias presentes en el aire viciado son otros factores que contribuyen.

Pero los pulmones no son los únicos órganos que se ven afectados por los efectos nocivos de la EPOC, la enfermedad está asociada de la misma manera con anomalías en otros órganos. Los efectos pulmonares adicionales (fuera de los pulmones) que se describen más adelante, son los que más se han estudiado:

  • Inflamación sistémica. Se cree que agravan la EPOC en los que se han sido diagnosticado con el desarrollo de enfermedades coexistentes.
  • Alteraciones nutricionales. Son comunes en la EPOC y, a menudo conducen a la pérdida de peso sin explicación. Aunque la causa exacta de la pérdida de peso en la EPOC no se entiende bien, los expertos creen que una tasa metabólica más alta que la que se considera normal (debido a los medicamentos y/o inflamación sistémica), que no provoque al mismo tiempo como consecuencia un aumento del consumo de calorías desempeña un papel importante.
  • La disfuncion de los músculos esqueléticos. Se caracteriza por fatiga muscular, pérdida muscular, pérdida de energía y atrofia muscular. Junto con falta de aliento, que contribuye en gran medida a muchos pacientes con EPOC, la incapacidad de tolerar la actividad física.
  • Efectos adicionales sobre los órganos. Los más comunes están relacionado con el corazón, el sistema nervioso y el sistema esquelético. La enfermedad cardíaca coronaria, insuficiencia cardíaca, la depresión y osteoporosis son algunas de las consecuencias de la inflamación sistémica asociada con EPOC.

Inflamación: ¿qué hacer al respecto?

 

alimentos frutas pescado cadena alimentaria - AgroCLM

 

Con el fin de reducir la inflamación en el cuerpo, es necesario evitar aquellas cosas que la causan y resultan perjudiciales. Muy importante, esto incluye dejar de fumar y la eliminación o limitación del consumo de alcohol.

Cambiar la dieta es importante. Algunas personas mantienen una dieta estricta "antiinflamatoria" para evitar este problema. Aunque esto aún no se ha demostrado por las investigaciones, este tipo de dieta asimila la necesidad de tomar mejores decisiones de alimentos, incluyendo:

  • Gran cantidad de frutas y verduras frescas
  • Consumir grasas saludables, tales como los aceites de oliva.
  • Comer pequeñas porciones de nueces y semillas
  • Comer más pescados y mariscos, incluyendo el salmón, la caballa, las sardinas y el arenque
  • Evitar o limitar la carne roja

 

¿Que decir acerca de los suplementos alimenticios?

Aunque el uso de suplementos alimenticios no se formaliza y se necesitan estudios adicionales con respecto a su seguridad y eficacia antes de cualquier recomendación, lo siguiente puede ser interesante, cuando se aplica en relación con la inflamación:

  • Uña de gato (Uncaria tomentosa). Puede ayudar a aliviar dolor de articulaciones, la artritis reumatoide y la osteoartritis de la rodilla dolor
  • La garra del diablo (Harpagophytum procumbens). Muy utilizado en Europa como agente antiinflamatorio. Puede ser efectivo en el tratamiento a corto plazo del dolor asociado con la osteoartritis.
  • Mangostán (Garcinia mangostana). Los estudios sugieren que puede tener propiedades antialérgicas, antibacterianas, antifúngicas, antihistamínicas y propiedades antiinflamatorias.
  • El cardo mariano (Silybum marianum). Puede tener un efecto protector sobre el hígado y eliminar o bloquear las sustancias nocivas. Se puede mejorar la función de órganos en personas con enfermedad hepática crónica y la inflamación del hígado.


NOTA: Se necesitan más estudios para confirmar el papel de la nutrición en los datos de los suplementos dietéticos para el tratamiento de inflamaciones crónicas. Antes de cambiar su dieta o comenzar a tomar suplementos, habla con tu médico.

 

Ejercicio físico:¿puede ayudar?

 

El ejercicio físico y la salud cardiovascular - Infobae

 

Es bien reconocido que el ejercicio físico es un factor importante para reducir el riesgo de muchas enfermedades crónicas. Pero, ¿sabías que también puede jugar un papel clave en la reducción de la inflamación? En un estudio publicado en la revista Circulation de la American Heart Association, 4289 participantes fueron seguidos durante un período de 10 años para determinar el efecto de la actividad física sobre la inflamación. Desde el principio, los participantes que eran más activos físicamente mostraron los marcadores inflamatorios más bajos que se han mantenido estables en el tiempo. Cuando terminó el estudio, el 49% de los que tenían al menos 2,5 horas por semana de actividad física moderada o vigorosa ha mantenido bajos niveles de inflamación que los participantes menos activos.

¿Qué tipos de ejercicios son más eficaces en la reducción de la inflamación? Los estudios sugieren que la combinación de ejercicio aeróbico con entrenamiento de resistencia o con los pesos puede maximizar los beneficios antiinflamatorios.

Artículos relacionados
Dejar un comentario
Deja tu comentario
Por favor login para publicar un comentario.

Menú

Ajustes

Haz clic para más productos.
No se encontraron productos.

Crea una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Regístrate